23.6 C
Nogales
32.9 C
Ciudad Obregón
19.9 C
Cananea
31.2 C
Hermosillo
spot_img

Avanza en la SCJN proyecto para invalidar la reforma legal que pasaba la Guardia Nacional al mando de Sedena

  • Pese al voto en contra de los ministros Zaldívar y Esquivel

Con información de Reforma

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) dio este lunes el primer paso para invalidar la reforma legal aprobada el pasado mes de septiembre de 2022, con la que se transfería el control de la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), sin modificar la Constitución, lo que aseguran es inconstitucional.

El caso completo no pudo ser resuelto, pues los Ministros Arturo Zaldívar y Yasmín Esquivel consumieron una hora de la sesión pública para defender la participación militar en seguridad pública y, en el caso de Zaldívar, para recordar la corrupción de sexenios pasados y la condena en Estados Unidos por narcotráfico contra Genaro García Luna, titular de la Secretaria de Seguridad Publica en el sexenio de Felipe Calderón.

Para no interrumpir intervenciones de otros colegas, la Ministra presidenta Norma Piña dejó para mañana martes el resto de la discusión.

Previamente, por nueve votos contra los de Zaldívar y Esquivel, el Pleno aprobó la primera parte del proyecto del Ministro Juan Luis González Alcántara, que propone invalidar la transferencia a la Sedena.

Lo aprobado, con matices de algunos ministros y ministras, es un marco contextual previo al estudio de fondo, que concluye que la reforma constitucional de 2019 para crear la Guardia Nacional resultó del consenso entre los partidos políticos para establecer una corporación claramente de carácter civil, en la que se rechazó la propuesta inicial de un mando mixto con militares.

“El Decreto por el que se crea la Guardia Nacional constituye una reforma constitucional altamente socializada y consensuada a través de numerosos ejercicios de Parlamento Abierto en ambas Cámaras del Congreso de la Unión. En él, se buscó crear una nueva institución de seguridad pública, con un mando y una adscripción civil, integrada por elementos civiles”, explica el proyecto.

Lo anterior se reflejó en el Artículo 21 de la Constitución, que ordena que la GN estará adscrita a la Secretaria de Seguridad Publica y Ciudadana (SSPC), y que Morena no pudo reformar en 2022 al no contar con la mayoría calificada necesaria en el Congreso, lo que llevo a intentar el traslado a Sedena por medio de leyes secundarias.

Cabe mencionar que, desde el pasado mes de octubre dicho traslado quedó congelado por la suspensión que concedió una jueza federal de Irapuato en un amparo, que sigue vigente.

El Ministro Zaldívar habló durante 35 minutos para defender la participación militar en la GN y en tareas de seguridad pública, justificar la creación de esta corporación como reemplazo de la Policía Federal.

“Todos los esfuerzos realizados por el Estado Mexicano desde la creación de la Policía Federal Preventiva en 1999, la Agencia Federal de Investigación (AFI) en 2001 y la Policía Federal en 2009 hasta su extinción en 2019 se encuentran marcados por la existencia probada de la pertenencia al crimen organizado de su más alto mando”, dijo.

Esto en alusión a la reciente condena contra García Luna, quien fue fundador o mando de varias de las instituciones mencionadas, por proteger al Cártel de Sinaloa. “Las cúpulas de estas fuerzas policiales quedaron marcadas por los montajes, la alianza con el crimen organizado y la simulación”, agregó Zaldívar.
“La Guardia Nacional se crea para romper con una institución policial viciada que tuvo dos procesos no exitosos de reestructura”, apuntó.

Zaldívar afirmó que las Secretarías de la Defensa Nacional y de Marina en realidad no son dependencias militares, pues no se les debe confundir con el Ejército y la Armada, sino que forman parte de la Administración Pública Centralizada y, al menos en teoría, podrían ser encabezadas por civiles.

Afirmo que mientras la GN mantenga objetivos, entrenamiento y tácticas propios de policías civiles, que sus mandos o integrantes provengan de las Fuerzas Armadas en nada se opone a la Constitución o los criterios de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

“Armar una institución de este tamaño a partir de cero seria prácticamente imposible sin el apoyo y experiencia de una institución con la experiencia de la Sedena”, dijo el Ministro. “Una Guardia Nacional químicamente pura ajena a cualquier elemento militar no es sostenible”, añadió.

Por su parte, Yasmín Esquivel dedicó 23 minutos a subrayar que la GN sigue siendo un órgano desconcentrado adscrito a la SSPC y que en nada afecta que se le ponga bajo control militar, ya que dicha dependencia sigue siendo la responsable de la Estrategia Nacional de Seguridad Publica.

“A este alto tribunal le corresponde juzgar, no gobernar”, dijo la Ministra quien consideró que la Corte no debe intervenir en el diseño de políticas públicas en determinadas materias. “Atendamos el reclamo de la población, de esta población en todos los rincones de nuestro País en que se exige seguridad y vivir en paz.

Sin duda alguna el apoyo a la Guardia Nacional por parte de las instituciones a que más confianza tiene la sociedad, la Sedena y la Marina, son indispensables para salvaguardar la vida, la integridad y el patrimonio de las personas, hagámoslo por México”, remató.

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,912SeguidoresSeguir
21,400SuscriptoresSuscribirte
- Advertisement -spot_img

Latest Articles